Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 8 de febrero de 2017

GORDA REAL

No soy más que una simple gorda a la que usaban. Me quedé sola y sin amigos, no tengo a nadie con quién compartir un momento ameno. No logro cumplir lo que me propongo, no logro mantener lo cumplido, no logro nada, sólo tragar y tragar.
Tenía un alguien, me dejó, le daba asco y vergüenza. Claro, quién quiere presentarle a sus amigos una gorda fofa?
Mis "amigos" se burlan de mí, me siento sola. La flaca dice estar gorda y yo me siento peor, si ella se ve gorda, yo qué soy?
Oigo un llamado a lo lejos, muy lejos. Es una voz suave, pero seria, intento saber de dónde viene, la sigo. Cada vez es más fuerte, y de pronto la veo: una mujer delgada, madura, seria y a su vez alegre. Me mira con asco y desdén, pero no evita sonreirme, quizá con ironía. SOS UN ASCO. NO MERECE QUE SIGAS VIVIENDO, DEBERÍAS COMER HASTA MORIR DE UN PARO CARDÍACO, QUE TE CORTEN UN PIE POR EXCESO DE AZÚCAR. DEBERÍAS ESTAR POSTRADA EN UNA CAMA HASTA MORIR. PATÉTICA. De repente sólo hay lágrimas en mis ojos, angustia en mi pecho. Dolor, mucho dolor. Inaguantable.
De repente esta mujer me da un chocolate y me dice "llena tu vacío con esto, vamos, lo querés, seguí comiendo, cerda". Pero no, no lo como. Dolió lo que me dijo, dolió mucho. Tiré su golosina a un lado. Ella me observaba irónica. De la nada aparece una figura inmensa, amorfa y desagradable, con un olor repugnante. "Sos estúpida? Te dan un chocolate y lo tirás? Andá nuevamente y agarralo. Qué importa tu grasa? Aceptate, no estás tan mal, podrías estar peor. Comé, dale, comé". La miré asqueada y dije NO, BASTA. QUIERO SER FELIZ, NO QUIERO SEGUIR SUFRIENDO EN SOLEDAD Y LLENANDO EL VACÍO CON VOS. DEJAME EN PAZ. DÉJENME EN PAZ!
Entre sollozos la mujer delgada se acerca a mí y me dice "Pequeña, te estaba poniendo a prueba, quería ver que fueses digna de mi ayuda. Mi nombre es Ana, y yo quiero que seas feliz, no que llorés todo el día por amores que no son o por como te miran si vas a algún sitio. No, no mi niña, te quiero feliz, libre de comidas asquerosas y libre de llantos. Quiero ayudarte y que me dejes hacerlo. A partir de hoy, seremos amigas, pero debes hacer lo que diga, si no, ella volverá por ti, querrá transformarte en lo que ella es, y no queremos eso, verdad? Mi niña, seré tu guía en este camino, te pediré mucha disciplina, mucho orden. Acepta mi mano y te quitaré ese peso de encima, literalmente."
Miró a mis ojos con cierta ternura, pero aún se mantenía seria. Estaba tirada en el piso, sucia y desalineada. Tomé su mano, me levantó y me recalcó que nunca más estaría sola.
Me he alejado de ella muchas veces, le dí la espalda, y sólo dejó que ese monstruo amorfo se apodere de mí. Me arrepentí, lloré, sufrí.
Pero volvió, ella volvió, aún así estuvo ahí. Ella quiere que yo sea perfecta, ella es reina y quiere que sea su princesa.

1 comentario:

  1. Es posible que desee hablar? Asimismoino tiene a nadie para hablar de mi diet.Has gg? Fb? ;)

    ResponderEliminar